Páginas

martes, 5 de noviembre de 2013

Día europeo del Enoturismo

Hemos mencionado en este mismo blog en varias ocasiones  la importancia que el vino ha tenido a lo largo de la historia, desde la época remota en la que los romanos lo trajeron a estas tierras, hasta nuestro días en los que ya podemos presumir de que muchos de nuestros vinos son reconocidos en buena parte del mundo por su calidad y diversidad, amparados ni más ni menos que por las 5 denominaciones de origen que certifican su producción.

Vendimia de Albariño en Cobres Rural 

Hoy en día el vino es quizás más que nunca motivo de búsqueda para realizar catas y experimentar nuevas  experiencias alrededor de su entorno; el turismo mundial lo ha visto claro, es una tendencia que año a año se dispara y hace que el turista se desplazase en su tiempo de ocio motivado por el esperado momento de saborear esta apreciada bebida.

Desde el año 2009, la Red Europea de Ciudades del Vino aprobó la celebración del Día Europeo del Enoturismo, con la intención de promover el turismo del vino en ciudades de marcada tradición vitivinícola, para ello se acordó entre los países miembros llevar a cabo una serie de acciones que tuvieran como objetivo atraer y fidelizar a los viajeros simpatizantes por la bebida de los dioses, así como servir de plataforma intrductora del resto de paises miembros, no siempre asociados al cultivo de la vid.

El segundo domingo de noviembre, fue la fecha elegida por esta organización para su celebración, una fecha no elegida al azahar, ya que la vendimia está finalizada y noviembre es un buen mes, como lo es el vino, para desestacionalizar la oferta turística.

Uva Albariño Rias Baixas
En nuestras Rías Baixas, la ruta del vino del mismo nombre, ha establecido ciertos acuerdos con  bodegas como Martín Códax, Pazo Baion, Pazos de Lusco, Terras Gauda, entre otras, repartidas por la ruta del albariño para realizar visitas, catas, y otras actividades que implican también el buen comer.

El vino, no se disfruta solo, además de ser una bebida social asociada con el compartir y celebrar,  está intimamente ligado a la buena gastronomía, es por ello que cuando hablamos de un turismo del vino, hablamos también de un turismo gastronómico. Sabiendo esto, el turismo rural juega en ocasiones con ventaja, ya que por encontrarse en lugares alejados de las urbes, algunas casas tienen la pecualiaridad de estar ubicadas cerca de viñedos o bodegas. Importante pues conocer el entorno y las pecualiridades de esos vinos para poder ofertar como alternativa complementaria a los clientes, que a buen seguro estarán encantados con la información. 

En Cobres Rural, siguiendo la estela del vino, queremos invitar a todos nuestros clientes a una botella de Albariño, para que se vayan con buen sabor de boca.

Llámanos para  si quieres conocer todas las actividades programadas para este fin de semana. Pincha aquí si quieres ver nuestras ofertas Cobres Rural.